fbpx

PRÓXIMA CERTIFIACIÓN: 23, 24 y 25 de Septiembre 2022

No todos los talleres para padres que funcionan aplican un sistema Paso a Paso con herramientas de comunicación respetuosa.

Pero todos los que lo aplican, funcionan.

Si aprender un método con el que capacitas a los padres para solucionar los problemas con sus hijos es una de esas cosas que llevas tiempo buscando, en esta página te voy a mostrar cómo puedes hacerlo. Y en menos tiempo del que te crees…

Hay una buena razón para que los profesionales que trabajan con familias utilicen este “Método” y no tiene nada que ver con que tiene 30 herramientas prácticas para mejorar la comunicación entre padres e hijos, que por supuesto, ni para desarrollar una relación más sana, que también… ni siquiera porque los padres aprenden resolución de conflictos y a expresar sus límites con amor… Hay algo que, como profesional, me parece realmente importante, pero antes de comentarte qué es, deja que te cuente una breve historia y te ponga en situación…

Hace unos días hablé con una profesional que me dijo:

– Lo que estoy notando es que hay muchas tensiones que no se dicen y no se hablan. Percibo en los padres mucha situación de “todo va bien, pero estamos realmente mal”… porque económicamente vamos mal, porque me noto desconectada de mis adolescentes, porque me han reducido jornada, porque no me entiendo con mis hijos, porque el nivel de estrés en casa es muy elevado, mil historias…

Pero, sobre todo, lo que noto es esa tristeza en los niños, un poco de desconcierto que viene más relacionado con la tensión que pueden estar viviendo a nivel familiar. Lo pienso y lo pienso y no sé cómo ayudarles.

– Vaya, eso suena muy frustrante, le dije.

– Sí y, sobre todo, veo como repercute en el rendimiento académico de los chavales, en sus relaciones sociales con el resto de compañeros, en su comportamiento e incluso hemos tenido muchos niños con crisis de ansiedad (trabaja como orientadora en un colegio).

¿O sea que cómo afrontan los padres el tema de la relación con sus hijos influye mucho en su comportamiento y en su salud mental también?

– Sí. Porque los padres se dan cuenta de que hay desconexión, que cuesta la comunicación con los hijos… no sé, yo creo que hay ahí cosas que a los padres les cuesta mucho decir y reconocer…

Algunas familias ni vienen… tenemos que detectarlas nosotros… porque ni vienen ni piden ayuda.

Es más, somos nosotros los que nos damos cuenta de que el chico no está bien. En este caso hacemos al revés, no es que vengan los padres, sino que somos nosotros los que tenemos que llamarles.

Y es en ese momento que, a veces, no sé como llegarles y siento que no tengo suficientes herramientas prácticas que funcionen de verdad.

En cambio, veo a otras profesionales, en especial una que, aunque no tiene tanta experiencia ni tantas formaciones como yo, tiene un taller grupal con el que las familias están muy satisfechas y agradecidas, la nombran mucho y se lo recomiendan entre ellas.

Me parece que tengo que mejorar mis herramientas para que mejore mi eficacia y la huella que quiero dejar.

– Sí. Puede ser muy desalentador sentir que te faltan recursos y que eso no te permite llegar al 100% a los padres.

Ella se quedó silencio. Así que continué:

Lo que te falta no es experiencia, es otro enfoque en tu manera de comunicarte y herramientas prácticas. Demostrar que lo que les compartes es justo lo que ellos necesitan.

El problema es…

¿Cómo lograr que las familias sientan que lo que ofreces es la solución que están buscando?

Vamos allá.

Un lenguaje que describe y no evalúa es tan valioso como un buen negociador cuando trata de liberar a los rehenes sin bajas.

Pero no es fácil encontrar un sistema estructurado, paso a paso, que anime a ponerte en marcha.

Por qué?

A diferencia de las sociedades nórdicas, nuestra sociedad se está estrenando en la parentalidad positiva y en la crianza consciente al menos en lo que al ámbito profesional se refiere.

Cómo cambiar las charlitas teóricas de formación para padres de 1 hora, (que dan para lo que dan) por talleres con dinámicas grupales en las que los padres llegan a sus propias soluciones y cuentan con herramientas prácticas para mejorar lo que tengan que mejorar cuando se sienten preparados para hacerlo…

Si miras la manera de trabajar los conflictos entre padres e hijos con las familias, la mayoría de los profesionales:

Así, el profesional, se pierde entre los profesionales del montón.

Quizás la tuya sea la excepción a la regla, eso no lo sé…

Pero lo que sí sé, es lo que te vas a encontrar en la Certificación del método Faber & Mazlish de Cómo Hablar a Tus Hijos:

Así, el profesional, se pierde entre los profesionales del montón.

Quizás la tuya sea la excepción a la regla, eso no lo sé…

Cada acto, puede ser un acto dañino o amoroso.

Cada acto cuenta.

Más recursos para apoyar la práctica profesional con familias…

Algo más de lo que vas a practicar…

Porque ya sabes que eso de dar pautas a los padres para corregir las conductas de sus hijos no suele ser muy efectivo…

Y por si fuera poco, esta Certificación incluye durante 6 meses y sin coste añadido…

Un Campus Online en el que te damos las herramientas para ganar visibilidad como profesional de la manera más sencilla y eficaz, tengas o no, proyecto propio.

No podemos asegurarte ningún resultado en concreto… Eso depende de ti.

Pero en este campus te proporcionamos plantillas, materiales, documentos, tutoriales y consejos para que puedas desarrollar las partes de marketing y ventas, redes sociales, mentalidad y ciertas plataformas que te van a ser muy útiles para poder crecer como profesional de acompañamiento a las familias tanto en el mundo offline como el online.

Además, tienes soporte directo conmigo. Sin respondedores automáticos.

Funcionamos así. Cuando te Certificas con nosotros tienes acceso directo a mí. Tan solo por eso muchos Facilitadores dicen que se justifica la inversión.

En la que vamos a poder ayudarnos, compartir nuestras prácticas profesionales, resolver dudas y aprender juntos, unos de otros, en una comunidad de facilitadores que trabajamos para crear un cambio en la comunicación que mejore la relación entre padres e hijos.

Una Mentoría grupal de 2 horas al mes durante 6 meses.

Preguntas Frecuentes:

– ¿Cómo es la Certificación?

La Certificación Cómo Hablar a Tus Hijos, es una certificación en la que vas a integrar el método Faber & Mazlish de manera 100% práctica. De manera que al finalizar tú vas a poder crear tus propios talleres para padres.

– ¿Cuánto dura la Certificación?

La Certificación tiene una duración de 25 h repartidas en 2 días y medio presenciales o en directo través de Zoom (online). Es la mejor forma de integrar los materiales a través de la propia práctica. En nuestra experiencia, cuando “te metes en la figura del facilitador” y tienes que facilitar una sesión real lo aprovechas mucho más que si ves a la formadora como lo hace.

Para no interferir demasiado en tu quehacer profesional, hacemos la certificación un viernes, sábado y domingo.

– ¿Será complicado si yo no tengo ni idea de…?

Si, realmente entraña dificultad. Aprender un nuevo lenguaje de comunicación respetuosa y no violenta no es fácil. No digo que no sea fácil comunicarse así, ni mucho menos, pero desde luego hay una curva de aprendizaje importante. Eso significa que vas a tener que poner bastante de tu parte, sobre todo, en cuanto a aprender “a parar el automático” cuando los padres te piden soluciones y a practicar con herramientas nuevas otro tipo de respuestas más conscientes.

Dicho esto, todo es mucho más sencillo porque lo vas a practicar, paso a paso, todo lo que después te llevas en el Manual del Facilitador. Es justo lo que hacemos en esta certificación, guiarte y permitirte que hagas tus prácticas como facilitadora de la formación para padres “Cómo Hablar a Tus Hijos”.

Igual que aprender a montar en bicicleta requiere que nos subamos a la bicicleta y pedaleemos, aprender comunicación respetuosa requiere practicar un lenguaje diferente.

– ¿Qué perfil de profesional le sacará mayor partido?

La respuesta a esta pregunta es muy sencilla. Los profesionales que le van a sacar partido a esta Certificación son…

Profesionales apasionados a los que les gusta ayudar a las familias.

Que les apetece darse la oportunidad de explorar y transmitir un idioma más respetuoso. Que ven la necesidad de mostrar a los padres de lo que influyen en sus hijos.

Emprendedores o activistas sociales que quieren trabajar en acompañar a los padres en sus relaciones familiares con nuevas miradas imaginativas. Profesionales con proyecto propio o no, que quieran ser un referente en el camino de la crianza consciente.

En resumen, a todas aquellas personas que quieran acompañar a las familias a hacerse responsables de que los niños y adolescentes crezcan sanos, física y mentalmente.

– ¿Qué pasa después de la Certificación?

Después de la Certificación tendrás acceso a un campus online exclusivo para facilitadores y una mentoría grupal una vez al mes durante 6 meses conmigo.

En el campus vas a encontrar muchos materiales con los que seguir desarrollando tu proyecto a muchos niveles (marketing, RRSS, mentalidad, diseño…).

Entrarás en una comunidad exclusiva para facilitadores donde trabajamos para crear un cambio en la comunicación y ayudar a mejorar la relación entre padres e hijos. Vamos a apoyarnos, compartir nuestras prácticas profesionales, resolver tus dudas y aprender juntos, unos de otros.