Expresar con pocas palabras

Muchos padres comentan que aprecian mucho esta práctica tan esencial: expresarse con pocas palabras.

Dicen que ahorra tiempo, explicaciones pesadas y sofócos. Pero no solo los adultos tienen esa opinión acerca de esta manera de comunicarse con los demás, también los adolescenten comentan que prefieren terminologias breves, concisas y claras. Frases muy cortas que dejan pie a la conclusión, y adaptación de lo que puede ser, dan espacio a que intervenga su intelecto, por ejemplo:

“El perro”, “La puerta”, “La luz” …

El interlocutor puede reflexionar a cerca de lo que le ocurre al perro, a la luz o a la puerta, son indicaciones lacónicas que residen en el hecho que al contrario de ser una orden urgente, ofrecen la oportunidad al niño o al adolescente que ejerza su iniciativa y la propia inteligencia.

Deja un comentario